Asteriscos.Mobi
Jefe de Gobierno catalán criticó a Rajoy y al rey de España
4 de octubre de 2017
El jefe de Gobierno de Cataluña, Carles Puigdemont, apostó hoy por el diálogo y la mediación con el Estado español para resolver la crisis y evitó poner fecha a una declaración de independencia en la región. "Usted decepcionó a mucha gente en Cataluña" que esperaba "otro tono y otra apelación al diálogo y a la concordia", dijo.

Durante un breve discurso televisado, y un día después del fuerte discurso del rey Felipe VI, Puigdemont ratificó que necesitan "una mediación", "un diálogo" con el gobierno de España.

"Reitero mi disposición para hacer una mediación basada en la paz, el diálogo y el acuerdo. Pero que contemple la voluntad política de nuestro pueblo", dijo.

Puigdemont agregó que Cataluña seguirá por el "camino democrático marcado por la voluntad popular" y criticó la represión del domingo pasado a propósito del referéndum : "Nos tratan como criminales y rebeldes", dijo.

"Hasta ahora, Rajoy no ha contemplado ninguna propuesta de mediación. Eso es una falta de respeto al pueblo catalán. El domingo conseguimos hacer un referéndum en medio de grandes dificultades y una represión sin precedentes", dijo, y agregó: "Mantengamos la serenidad frente a la provocación".

Puigdemont dijo que "los pueblos deben dirigirse por la voluntad de sus ciudadanos y eso debe ser respetado", en referencia al referéndum celebrado el domingo pasado, en el que según el gobierno catalán, el 90% de los participantes votó por declarar la independencia de Cataluña.

"Las autoridades españolas deberían explicar mejor lo que ocurre en Cataluña. Somos un solo pueblo que habla las lenguas que habla. Que no tiene ningún problema con las identidades, ni las nacionalidades, que quiere continuar contribuyendo al desarrollo del Estado español y que jamás va a prescindir de la enorme riqueza que representa la pluralidad", dijo Puigdemont.

"Lo que ha intentado hacer el jefe de Estado no lo podemos aceptar. Las políticas de Rajoy fueron catastróficas con Cataluña", dijo, y agregó que el uso de la "violencia policial le rompió el corazón a medio mundo".

Además, Puigdemont usó su mensaje institucional para criticar con dureza el discurso que el rey Felipe VI pronunció la noche del martes y en el que pidió al Estado restablecer el orden institucional ante la "deslealtad" de quienes quieren romper España.

"El rey hace suyo el discurso y las políticas del gobierno de Mariano Rajoy, que han sido catastróficas en relación a Cataluña, e ignora deliberadamente a millones de catalanes que no pensamos como ellos", dijo Puigdemont, afirmando que el mensaje "no lo podemos compartir ni aceptar".

"Solo busca allanar las decisiones que el gobierno español hace tiempo que estudia con tal de liquidar las aspiraciones de soberanía del pueblo catalán", continuó.

El mensaje del rey, en el que el monarca instó a "defender el orden constitucional" sin hacer mención en ningún momento a los heridos por las cargas policiales durante el referéndum, "no lo podemos compartir ni aceptar", subrayó Puigdemont.

El Parlamento de Cataluña celebrará el lunes 9 de octubre un pleno en el que podría declarar la independencia de la región, un paso que plantearía el mayor desafío de las últimas décadas al Estado español y abriría un foco de conflicto imprevisible en Europa.

El pleno convocado hoy por los partidos independentistas incluirá la comparecencia del jefe del Gobierno catalán, Carles Puigdemont, y tiene registrado como único punto en el orden del día analizar la victoria del "sí" a la ruptura con España en el polémico referéndum no autorizado celebrado el domingo.

Sin embargo, el propio Puigdemont aclaró esta semana que Cataluña declarará su independencia "los próximos días". La ley que regula el referéndum estipula ese paso en un plazo de 48 horas después de que se conozcan los resultados oficiales de la consulta, algo que ocurrirá antes del fin de semana.